Sabemos de antemano que el equipamiento de un taller mecánico es muy amplio. Cuantas más herramientas tengas a tu disposición, mejor puedes realizar tu trabajo, por esto es tan importante la clasificación de las herramientas en un taller mecánico. Tan  importante es tener mecánicos capacitados como dotarlos de las mejores herramientas de taller. En este sentido, no solo es necesario realizar una inversión importante para adquirir buenas herramientas, también lo es garantizar que los mecánicos sepan cómo utilizarlas correctamente y cuándo deben sustituirlas.

¿Cómo se clasifican las herramientas de un taller mecánico?

Las herramientas de taller se pueden clasificar de muchas maneras, por ejemplo, en las siguientes categorías:

  • Herramientas de mano
  • Herramientas neumáticas o hidráulicas
  • Elevadores
  • Herramientas de diagnóstico
  • Herramientas de corte
  • Herramientas para sujetar piezas
  • Herramientas de medición

En la práctica, la clasificación de las herramientas de un taller no es algo determinante. Lo importante es que los profesionales tengan a su disposición todos los instrumentos necesarios para realizar su trabajo con garantías de calidad y, sobre todo, que sepan sacarles el máximo provecho.

Sin embargo, a nivel de gestión de talleres, los encargados deben mantener un control y una organización detallada del inventario interno, por lo que conocer la clasificación de las herramientas para taller y sus funciones sí es de gran ayuda en este aspecto.

En este artículo nos centraremos en los tipos de herramientas de taller más comunes dentro de estas tres categorías:

  • De mano
  • Para la medición y el diagnóstico
  • Para la elevación de vehículos

Existe una lista de herramientas de taller que son básicas e indispensables no solo para los mecánicos, sino también para los profesionales de cualquier tipo de reparación. En esta lista se encuentran las herramientas de mano, como llaves, destornilladores, sierras, martillos, cinceles o alicates.

En principio, estas herramientas pueden parecer menos importantes que otras, pero son las compañeras de trabajo habituales de los profesionales del taller. Además, vale la pena destacar que no todas son exactamente iguales a las que cualquiera puede tener en casa, aunque sus nombres sean los mismos.

Las llaves (ya sean fijas, de Allen, de pipa abierta, de vasos articuladas o inglesas) son una de las herramientas de taller más utilizadas y sirven, mayormente, para apretar y aflojar las tuercas y pernos del automóvil. Suelen venir en kits, ya que se necesitan varias llaves de distintas formas y tamaños para realizar los trabajos de un taller.

Cabe mencionar que cada vez es más común recurrir a llaves eléctricas, tanto por su comodidad como por sus prestaciones. Un ejemplo es la llave de trinquete de aire, una herramienta de taller especialmente útil para trabajar en espacios reducidos y con una gran durabilidad.

Otro elemento común que no puede faltar en el taller son los destornilladores. Además de haberlos tanto de cabeza plana como de estrella y de distintos tamaños y longitudes, existen destornilladores flexibles, para acceder a áreas más complicadas, o eléctricos, que facilitan el trabajo.

Otras herramientas para taller indispensables para el día a día son el alicate y el martillo. Entre los alicates se puede encontrar una gran variedad: los hay de abrazaderas, de terminales, para bujías, para calentadores, de corte, de presión, etc.; cada uno adaptado a la función que debe cumplir. En el caso de los martillos, posiblemente el más necesario sea el martillo de bola, usado sobre todo por los chapistas, ya que es el apropiado para dar forma al metal.

Tipos de herramientas de taller para la medición y el diagnóstico

Una buena reparación va a depender en gran medida del correcto diagnóstico del problema. Para realizarlo, se dispone de una serie de herramientas de taller que permiten identificar cuál es el problema y hacer las mediciones necesarias.

En lo que a mediciones se refiere, destaca el voltímetro, que sirve para controlar la tensión y para diagnosticar problemas en los componentes electrónicos de los coches, para detectar cables en mal estado y para comprobar cómo se encuentra la batería.

Otras herramientas de taller habituales para la medición son las siguientes:

  • Flexómetro
  • Micrómetro
  • Goniómetro
  • Regla graduada
  • Calibre o pie de rey
  • Escuadra
  • Manómetro

Por otro lado, como los coches llevan cada vez más componentes electrónicos, hoy en día también son indispensables las herramientas de taller especializadas en electromecánica. En este sentido, qes habitual que los profesionales utilicen ya juegos de escáner de diagnóstico, con cables y sensores que identifican fallos comunes en los vehículos. Aunque, con la evolución de los vehículos, muchos de estos escáneres deben ir actualizándose.

Además, ahora muchos coches son como ordenadores y eso hace que se puedan requerir tanto herramientas de diagnóstico inalámbricas como herramientas para algunas áreas específicas del vehículo, como para el diagnóstico de los sistemas de frenado más modernos.

Tipos de herramientas de taller para la elevación de vehículos

Trabajar con comodidad es algo que todo profesional desea. En el taller, al trabajar con vehículos que, obviamente, son pesados, no puede faltar el gato hidráulicoEsta es una herramienta de taller fundamental que permite elevar los vehículos para realizar su mantenimiento rutinario u otras reparaciones. Aunque con el gato hidráulico hay que hacer un poco de trabajo manual, la mayoría de la fuerza la realiza la herramienta, ya que sus propiedades hidráulicas permiten levantar mucho peso.

La colocación del gato es muy importante: no se puede apoyar en cualquier parte de la carrocería porque esta se podría ver dañada. Por eso, actualmente la mayoría de coches, por no decir todos, tienen indicados los puntos de apoyo adecuados.

Existen varios tipos de gatos:

  • Gato de tijera. Es el gato tradicional que llevan los coches. El gato de tijera también puede ser eléctrico y tener su fuente de alimentación en la misma toma del vehículo.
  • Gato de carretilla. Este gato facilita mucho los trabajos por debajo del coche y permite una elevación importante.
  • Gato de botella. Disponible para varios tonelajes.

Por otro lado, en muchas ocasiones el mecánico necesita trabajar en vertical o se ve en la tesitura de reparar los bajos de un automóvil. Para ello, es preciso uno de los elementos que más llaman la atención a cualquiera que entra en un taller: las plataformas elevadoras

Estas herramientas de taller para la elevación han sustituido al tradicional foso. Con las plataformas elevadoras, el operario puede regular la altura de trabajo, lo cual es una gran ventaja. Las hay de muchos tipos y, gracias a esta amplia variedad, es fácil encontrar una que se adapte a las características específicas de cada taller. Además, pueden ser empotrables en el suelo o trasladables.

En líneas generales, los elevadores más comunes son los siguientes:

  • Elevador de 2 columnas. El más habitual, pues es el más económico, ahorra espacio y ofrece una maniobrabilidad excelente
  • Elevador de 4 columnas. Tiene mayor capacidad de carga y es especialmente eficaz para la alineación de ruedas. Ocupa un mayor espacio, por lo que es más adecuado para talleres muy grandes que para otros de menor tamaño.
  • Elevador de tijera. Queda totalmente empotrado en el suelo. También ahorra espacio y su menor mantenimiento lo hace un elemento cada vez más solicitado por los talleres.

Estas son algunas de las herramientas que pueden encontrarse en un taller mecánico, pero hay muchas más. En próximos artículos las iremos desgranando y explicando todas sus funcionalidades.

Por último, es conveniente recordar que el uso de las herramientas de taller también requiere de precauciones y tenerlas guardadas debidamente en un lugar adecuado para ello con bancos de trabajo y armarios, a la vez de moderno y actual con el que vas a dar una mejor imagen de tu taller y de ti mismo como profesional.

 

 

Translate »
Abrir chat